Lo que no comprendemos no lo poseemos.
– Goethe

Hola amigos, les escribo este pequeño artículo con la intención de dar a conocer a los nuevos seres que se han integrado al universo de Humankind, me refiero a los Colosos; los invito a visitar quiénes son ellos, desde su nacimiento hasta lo que hoy traen a la ya convulsionada vida de nuestros desviantes.

¿Qué y quiénes son los Colosos?

Pues esta pregunta, como todas las buenas preguntas, tiene más de una respuesta. Sin embargo, hoy vamos a acercarnos más a los grandes secretos de esta raza que en otras ocasiones, así que prepárense.

Antes del Homo Sapiens, otros homínidos recorrían la Tierra. Los Denisovanos y Neandertales son los primeros que se nos vienen a la mente, especialmente si recordamos que los Hankar serían una rama especialmente avanzada y cultivada de los primeros.

Amapola – Ilus. Jonathan Cheuquén

En muchos sentidos, los Denisovanos se parecían a los Neandertales, pero en algunos rasgos se parecían más a nosotros, mientras que en otros aspectos eran únicos; esto último permitió una evolución divergente.

Desde un comienzo, los Colosos fueron una tribu de homínidos dispersa, evolutivamente avanzada, de índole matriarcal que se organizaba en pequeños clanes. La memoria ancestral de algunos guardianes ha arrojado ciertas luces: se sabe que en algún punto los clanes más numerosos se enfrentaron entre ellos, repeliéndose y llevando al exterminio muchas líneas familiares.

Tras este apocalipsis prehistórico, se cree que al menos una fracción se volvieron usuarios de la voluntad, lo que hizo que los clanes se dividieran aún más, viajando a espacios más allá de esta dimensión. Creciendo, tomando nuevas formas.

Para muchos son seres inmortales, mas esto no es verdad; sus ciclos de vida siguen otro ritmo e incluyen largos períodos de hibernación, los cuales durarían entre los 65 y 72 años, no obstante esto podría variar según la edad y salud del Coloso que estemos analizando.

Algunos Colosos

Madre: Es la líder del llamado Clan Antártico. Al parecer, ella se habría ganado el derecho a liderar el clan, que incluye el derecho a reproducirse, tras una gran batalla con su hermana menor, cuyo nombre no ha querido revelar. Por años acompañó la evolución de los humanos, apoyando las artes y las ciencias, y en general impulsando el sentido más sensible de nuestra especie, a los que considera superior a la suya. Así, se pone en contacto con algunos desviantes, especialmente usuarios y viajeros de la Luz, los cuales aprenden de ella, pero sin saber su verdadera naturaleza.

Ilus. Karol Fuentealba

Tras su sueño, despierta y rompe en llanto, gritando al firmamento por sus hijos. Sabe que algunos están muertos, pero desconoce que otros han sido manipulados o corrompidos. Necesita una ayuda de los desviantes que alguna vez ayudó; así fue como Lázaro y ella hicieron contacto, comenzando esta nueva etapa de la humanidad.

Su guardián es Amapola, quien desciende de una estirpe de desviantes muy antiguos, capaces de alterar su forma y ligados a las viejas civilizaciones andinas. Ella es la celosa protectora de Madre. Salvo por Lázaro y Blackned, ella no gastará su tiempo con ningún otro humano.

Samantabhadra: Ha tenido muchos nombres, el hijo mayor de Madre ha sido obediente y leal a la causa de su raza, o al menos lo fue, hasta que descubrió el potencial de la meditación y la búsqueda de la iluminación.

Ilus. Waldo Retamales

Muchos maestros, desviantes y humanos, estudiaron junto al joven Coloso y recorrieron la Tierra buscando más sabiduría, hasta que éste se dio cuenta de que la realidad misma se doblaba, que podía ser cambiada con una voluntad fuerte, pero que si esto no se hacía con amor, pues traería malestar y dolor al mundo.

Su mensaje de paz fue usado como arma por muchos humanos, por lo que se retiró a los confines de la creación junto a muchos de sus seguidores, quienes han fusionado con él sus almas, creando esta identidad que hoy conocemos. Hablar con él es complejo; salvo por Vicente y Blackned, muy pocos logran entender sus palabras dichas por múltiples voces.

Gran Archón: El hijo menor de Madre es lo que podríamos llamar un ser proteico, capaz de asumir una forma definida a través de un proceso de imitación en base a otro ser, pero sin este, su estructura de desmorona.

Ilus. JOnathan Cheuquén

El cambiaforma es un tema común en la mitología y el folklore, así como en la ciencia ficción y las historias de fantasía. Así fue como su inestabilidad lo ha hecho legendario: los griegos lo llamaban Proteo, incluso se habla de que en un momento fue rey de Egipto, donde adquirió su actual nombre.

Su temperamento cruel y ciertamente mezquino lo alejó de sus hermanos, pero también lo hizo víctima de un grupo de desviantes a los que hoy solo conocemos como Hijos de Apophis, que lo encerraron en su forma original por más de 2.300 años. Esto fue así hasta que Bar-Lugura, el campeón de Della Baltazo, usó la llave para abrir su prisión y finalmente liberar a este ser, quien tomó una forma parecida a la de su libertador, creándose así una de las duplas más poderosas de este universo.

Zeernebooch: Sabemos que el nombre no corresponde a un Coloso, sino que es el resultado de una invocación de Petrov, El Inquisidor, a quien el Concejo ha encargado la misión de luchar y perseguir a Moloch y sus seguidores. Esto lo ha hecho con diligencia y precisión, pero la sombra del gran maligno es cada vez más presente entre las huestes abismales.

Ilus. Genzo

La solución la ha encontrado en el poder del viejo asesino llamado Zeernebooch, a quien ha encarnado en el cuerpo de un viejo Coloso muerto, única manera de traerlo de regreso a esta realidad.

Aún así, el Coloso que alguna vez ocupó aquel cuerpo que hoy habita el terrible asesino no era ningún santo. No es uno de los hijos rebeldes de Madre, lo que nos abre la posibilidad de otras líneas de Colosos activas. Lo que sí sabemos es que decidió crear su propio imperio, a las orillas de esta realidad. Basado en la muerte como una forma de Orden y en la Oscuridad como su regenta principal, no hibernó ni descansó, lo que eventualmente agotó su cuerpo, momento en que sus seguidores, muchos de los cuales se transformarían en Baalitas, destruyeron su ser, mismo que había construido casi como una burla a Samantabhadra.

0-P90: Aleph encontró los restos de este Coloso y lo mantuvo en secreto del resto de la Corporación, al menos hasta que estuvo operativo. Es uno de los hijos de Madre, su nombre original era Baldor, El Primero, pues era considerado el más apegado a Madre; así fue, hasta que sintió el llamado a forjar su señorío en la Tierra. Esto le llevó a estar en conflicto con varios poderes terrenales, incluidos los de sus hermanos. Luego de siglos perdió la guerra con su hermana Jowangsin, quien no solo se impuso, sino que lo dejó tan herido que no le quedó más remedio que hibernar en su mismo templo, ubicado en Asia Central.

Ilus. Genzo

Una vez encontrado su cuerpo casi inerte, fue torturado y modificado para construir esta aberración, un ser que si bien puede canalizar voluntad, depende de la mente de su usuario para poder activarse.

Aleph lo considera su mejor obra, y de hecho su armadura es compatible con este ser, al cual puede manejar como la más poderosa arma de la Corporación.

El Opresor: Hijo de Madre, era originalmente el guerrero de la familia, un ser cuya misión era defender a su clan de otros Colosos que recorrían la Tierra y los otros reinos. Cuando la humanidad surgió, éste se transformó en el guía de ciertos grupos que protegían la Luz, el Orden y la vida, algunos de los cuales llegaron a conocerse como los Hijos de las Cenizas. Entre estos se le conocía simplemente como El Primero y mantenía una identidad prácticamente humana.

Ilus. Carlos Semper

El Abismo desconocía la existencia de estos seres en este plano, pero los Hankar, que había mantenido durante décadas una persecución sobre los hijos de Madre, presentían la intervención de este ser y, al destruir los templos y santuarios de esta facción, terminaron por descubrir su lugar de descanso y procedieron a incendiarlo.

Esto no lo destruyó ni acabó con el poder que emanaba de él, al menos hasta la Segunda Guerra Mundial, momento en que aquella vieja orden es erradicada de la Tierra y el Coloso es olvidado.

Eventualmente, Avatar conduciría su propia investigación y descubriría al viejo guerrero, cuya sed de venganza no dejaba de fluir. Con un gran esfuerzo de voluntad y la intervención de la Máquina misma, se ha logrado doblegar la esencia de este gran ser, sin embargo sigue siendo peligroso.

Zerachiel: Hijo rebelde y lejano de Madre, su fuerza proviene de la Luz. Su compasión para con los humanos le ha hecho intervenir en muchos conflictos, siempre buscando la justicia, aunque sea a través una lucha conformacional y a veces caótica.

Ilus. Waldo Retamales

Por siglos, los Hankar le dieron caza, especialmente después de que comenzaran las leyendas sobre su progenie: hijos de humanos y Colosos, los Nefilim de Enoc y los héroes griegos pueden ser testimonio de estos súper humanos.

Lo cierto es que hacia la Segunda Guerra Mundial hizo una alianza con el mejor guerrero de su tiempo, un hombre que admiraba por sus ideales, Espartaco, a quien consideraba lo más noble de la humanidad. Este lo incorporó a su causa y también le presentó a sus compañeros, entre ellos, Ara. Por supuesto, ella no sabía que se trataba de un Coloso.

Cuando la muerte se vino sobre la Acracia, Zerachiel logró recuperar parte de la esencia de Espartaco, misma que él había usado para proteger a su camarada Ara, que estaba por dar a luz a su hija Támara; para sorpresa de la mujer, ella tendría dos niños. El segundo sería Sombra, que sería la encarnación humana del gran Coloso, aunque este no lo supiera. Lo cierto es que fue la caverna misma, imbuida con el mismo atributo creador de Madre, quien logró mantener con vida a los niños hasta que Sid los encontró.

Ara se transformaría entonces en la guardiana de El Ojo, única forma de actuar de Zarachiel mismo sobre el mundo, al menos hasta que Sombra cumpliese su ciclo vital y lograra llevar a la Acracia a su segunda evolución.

Jowangsin: Su hogar está bajo los mares de Corea y Japón, donde muchas veces se le ha tomado por una diosa. Es el Caos vivo, pero también la vida que arde incluso en las profundidades. Esa forma de Caos ha sido fundamental para el desarrollo de la humanidad, tanto así que su legado rivaliza con el de Madre, con quien no se ha reunido luego de su despertar.

Ilus. Kissa Maraña

Por siglos combatió a su hermano Baldor, quien quería imponerle una severa forma de Orden, el que la poderosa Jowangsin interpretó como una forma de castrar la vida misma. Esta lucha terminó mal para el titán, quien debió de entregarse al sueño profundo. Aún así, ella no dejó de amar a su hermano y hasta el día de hoy intenta encontrar su brillo, pero este parece perdido.

Para ser un Coloso, es joven y apasionada. Su guardián es el poderoso Bultaneun, el único desviante que puede soportar sus ardientes llamas y canalizarlas para su uso propio. Sabe que algo extraño sucede en Oriente y está rogando a la Acracia que mire en esa dirección, pero hasta ahora solo Takeshi ha oído esa súplica.

Caprichosa, pero leal; traviesa, pero constante. La señora del Caos y la vida aún tiene mucho que decir.


Eso pues mis amigos. Espero que nos veamos pronto y, por pronto, cuídense.

2 comments
  1. Que bacan que estemos teniendo info oficial del lore de nuevo! 😀
    Por lo pronto, me cayó bien esa Jowangsin. Espero ver más de los colosos y cómo modifican la historia, porque podrían dar para rato.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *